XXXIV domingo tiempo ordinario: Jesus Rey del universo - 22 de noviembre, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Nov 17, 2020 4:57:14 PM

MIS-EM-2020-10-19-WMM lower oct 26 pastor

El Señor es mi pastor, nada me falta

Reflexiones sobre las lecturas del XXXIV domingo tiempo ordinario: Jesus Rey del universo (22 de noviembre, 2020): Ezequiel 34,11-12.15-17; Salmo 22; 1 Corintios 15,20-26.28; Mateo 25,31-46  

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

El juicio final es universal, pues Jesus el Rey del universo vino para todas las naciones. Su medida es la ley del amor. El mandamiento propio del mismo Jesus en el que resumió la ley y los profetas.

En el evangelio de Mateo, Jesus nos entrega el “discurso escatológico” el cual finaliza con el anuncio de la segunda venida, conocida también como la parusía. “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.” Este anuncio lo realiza Jesus antes de su pasión, muerte y resurrección.  

La segunda venida de Jesus contrasta con su primera sencilla llegada en el pesebre de Belén. En esta segunda ocasión el Señor vendrá coronado con gloria, acompañado de ángeles y listo para el juicio final. Este Juicio no debe ser motivo de temor, sino de espera renovadora.  

El pueblo de Israel unía las imágenes de pastor, juez y rey. El rey era visto como el pastor que cuidaba de su rebaño y tenía la última palabra en el juicio de sus súbditos. De ahí que el simbolismo de los rebaños de ovejas y cabras se entendiera muy bien estas figuras.  

El juicio final es universal, pues Jesus el Rey del universo vino para todas las naciones. Su medida es la ley del amor. El mandamiento propio del mismo Jesus en el que resumió la ley y los profetas.   

Que este último domingo del año litúrgico consagrado a Cristo Rey, nos renueve nuestra esperanza. Que, así como recorrimos los diferentes tiempos y capítulos de la vida de Jesus, durante este año litúrgico, hoy podamos reflexionar y sentir su presencia con nosotros durante todo este tiempo, especialmente al enfrentar la pandemia del COVID-19.  

Hoy culmina la jornada litúrgica. Cristo vivo, resucitado nos renueva e invita a seguir con nuestro discipulado misionero en una iglesia que se renueva y se lanza a la misión ayer, hoy y siempre: Jesucristo Rey, Señor mío, quiero ayudarte a construir un mundo mejor, lleno de paz, sin guerras ni dolor, hacer que reines para siempre.” (Papa Francisco)

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes