XVIII domingo tiempo ordinario - 2 de agosto, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Jul 28, 2020 5:06:20 PM

Missio_1660_Cameroon_FishFarmers

Nada podrá apartarnos del amor de Dios     

Reflexiones sobre las lecturas del XVIII domingo tiempo ordinario (2 de agosto, 2020):Isaías 55,1-3; Salmo 144; Romanos 8,35.37-39; Mateo 14,13-21

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

¿La Pandemia del COVID-19? ¿La crisis económica? ¿el miedo? ¿el hambre?

La liturgia de la palabra de este domingo XVIII del tiempo ordinario, nos trae en el evangelio de Mateo, el pasaje bíblico de los panes y los peces: cinco panes y dos peces, fueron milagrosamente multiplicados al ser bendecidos por Jesus y compartidos por sus discípulos con la muchedumbre. Alcanzando para que todos comieran y aun sobraron.

Los panes, fueron utilizados, por los primeros discípulos, como especie y a la vez símbolo de la eucaristía en memoria que al igual que estos son compartidos como alimento con los demás; la presencia de Cristo vivo se comparte y alimenta a toda persona que lo recibe.

El símbolo del pez fue adoptado, también, por los primeros cristianos como símbolo de seguimiento a Jesus. Esta toma un doble sentido, el primero recuerda el milagro de la multiplicación y el segundo la invitación de Jesus a sus discípulos para ser pescadores de hombre.

Otro detalle importante de mencionar es que la imagen y la palabra “pez” en griego, ha sido utilizada por los cristianos como una breve profesión de fe en la divinidad de Jesus, redentor de la humanidad. Ya que las letras griegas de esta palabra: “ICHTYS” son a la vez el acróstico de “Jesucristo, hijo de Dios, Salvador”

Como hemos compartido, los primeros cristianos lograron entender y vivir estos dos signos: el pan y el pez, desde muy pronto. Y siguiendo la invitación que el profeta Isaías les hizo, Abrieron sus oídos, sus ojos y su vida para escuchar al Señor, y así renovar una alianza perpetua, esa misma alianza que Dios confirmo a sus antepasados.

Este domingo, al igual que a “la muchedumbre” y a “los discípulos” que se encuentran al lado de Jesus, pero están entre enfermedades y preocupaciones, Pablo nos plantea la pregunta: ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo? ¿La Pandemia del COVID-19? ¿La crisis económica? ¿el miedo? ¿el hambre?

En todo esto vencemos fácilmente por medio de aquel que nos amó, nos recuerda el mismo Pablo. Nos toca hoy a nosotros renovar la esperanza que nos trae la presencia de Jesus, Seguros que nos acompaña y nos invita hacer algo por los demás. Su presencia eucarística también nos alimenta y nos impulsa a seguir.

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes