Segundo domingo de cuaresma - 8 de marzo, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Mar 2, 2020 2:30:29 PM

prisonersRwanda

Haré de ti un gran pueblo...   

Reflexiones sobre las lecturas del Segundo domingo de cuaresma (8 de marzo, 2020): Génesis 12,1-4a; Salmo 32; 2Timoteo 1,8b-10; Mateo 17,1-9

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

“No le cuenten a nadie lo que han visto, hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los Muertos.”  El evangelio de Mateo en este segundo domingo de cuaresma nos recuerda que el Señor, pone todas Sus complacencias en Jesus.  

"Sal de tu tierra y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré.”  Con esta invitación de Dios a Abraham comenzamos el segundo domingo de cuaresma. Una invitación a ponerse en camino. Una invitación que contiene una oferta de Dios, una bendición especial no solo para Abraham, sino para sus descendientes. 

Según la biblia Abraham y Sara pertenecían a un clan de pastores que buscaban mejor alimento para sus rebaños en Mesopotamia y en las orillas del mediterráneo.  Ellos salían y se lanzaban a lo desconocido “a buscarse la vida,” en ese andar luchando por la vida descubrieron el llamado de Dios a dejarlo todo y a fiarse de la promesa de Dios. 

Dios promete a Abraham que será padre de un pueblo numeroso y que tendrá una tierra prometida. Este segundo domingo del tiempo ordinario en la persona de Abraham y Sara, recordamos a tantos desplazados de sus tierras por motivos de guerras y otras diferentes razones. Desplazados, refugiados, inmigrantes que se ven forzados a dejarlo todo en búsqueda de una vida más digna que la realidad les niega en su lugar de origen 

La segunda carta de Timoteo nos asegura que la Palabra de Dios hace su propio camino en medio de su pueblo. Especialmente en aquellos que buscan mejores situaciones de vida en dignidad, justicia y paz.    

La transfiguración de Jesus que nos relata hoy el evangelio de Mateo es una invitación a que en esta cuaresma busquemos encontrarnos con Jesus en nuestro “monte Tabor” particular. Es una motivación para buscar esos lugares externos o rincones de nuestra casa donde podemos encontrarnos con él. Busquemos en este tiempo las fuentes, las maneras y los lugares para renovar nuestra relación con él y por supuesto nuestra misión y discipulado. 

Que el tiempo de cuaresma sea un tiempo de encuentro y renovación con Jesus y su comunidad de discípulos. Que retomemos el reto de ser una Iglesia en salida, dispuesta a dar la bienvenida a los que salen “a buscarse la vida”  

Sea cual sea nuestra realidad, en esta cuaresma dejemos resonar en nuestros corazones la voz del padre diciéndonos: “Este es mi hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias. Escúchenlo.”   

 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes