Santa Maria, Madre de Dios - 1 de enero, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Dec 30, 2019 10:00:00 AM

MarySantaFe

Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre

Reflexiones sobre las lecturas de Santa Maria, Madre de Dios (1 de enero, 2020): Nm 6,22-27; Salmo 66, Gál 4,4-7; Lc 2,16-21

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

Llegamos a la fiesta de Santa Maria, Madre de Dios. Esta celebración ocurre en un contexto muy particular: La culminación de la octava de navidad, el primer día del año 2020 y la celebración Jornada mundial por la Paz. Cada año en este día el Papa ofrece un mensaje iluminador para la realidad y nos invita como discípulos misioneros a la búsqueda de la paz con justicia. Este año el tema es: “La Paz como camino de Esperanza: Diálogo, Reconciliación y Conversión ecológica.” Los invitamos a leerlo, meditarlo y llevarlo a la acción.

La lectura del antiguo testamento para el día de hoy, la encontramos en el libro de los números, esta nos presenta la bendición aarónica, llamada así pues se afirma que es una bendición que Moises le enseño a Aaron para que este as su vez, se la pasara a sus hijos; los sacerdotes de Israel para que estos la usaran para bendecir a su pueblo. Bendición que seguirá de generación en generación en el pueblo de Israel

La lectura de la carta a los Gálatas es un resumen de algunas de las enseñanzas de Pablo. Él nos dice que estamos viviendo tiempos de plenitud, porque nos ha nacido el hijo de Dios, no de cualquier manera sino “nacido de Mujer y bajo la ley” es decir es el Dios con nosotros, Pablo nos explica como este hecho divino nos ha traído la más grande bendición: La de ser, todos lo humanos sin excepción, hijos de Dios; capaces de reconocerlo y llamarlo “Abba” o sea Padre.

Finalmente, en el evangelio, Lucas nos dice que Jesus no nació entre los grandes y poderosos, sino entre los pequeños y los humildes, y que al igual que sus padres: Maria y Jose, no eran nobles, ni poderosos, sino una pareja humilde de artesanos, Jesus también lo era. Lucas añade que Maria la madre de Jesus, meditaba estas cosas y las guardaba en su corazón y como en el magníficat, se alegraba y daba gracias a Dios por ellas, renovando así su fe y su disposición de vivir su propio discipulado hasta las últimas consecuencias.

Que esta fiesta de Maria, la madre de Dios renueve en nosotros la fe, la esperanza y el amor. Que Maria, la madre de Jesus, el Dios con nosotros, nos enseñe a meditar en estas cosas y ha alegrarnos en nuestro corazón. Qué través de ella nuestro discipulado se renueve a partí de esta navidad, para que, como Iglesia en salida, siempre vayamos más allá de nuestra realidad llevando esta buena noticia: ¡Jesus esta entre nosotros!   

 

 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes