La Pasión del Señor, 30 de marzo, 2018

Posted by Equipo MISSIO on Mar 28, 2018, 10:15:18 AM

 

 PP041117ImageFromTheMissions.jpg

“¡Todo está cumplido!”

Reflexiones sobre las lecturas: La pasión del Señor (31 de marzo, 2018): Isaías 52,13–53,12; Salmo 30; Hebreos 4,14-16; 5,7-9; Juan 18,1–19,42

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

El viernes santo o viernes de pasión es día del silencio y la reflexión donde el Siervo doliente del libro de Isaías, que es Cristo, sufre la muerte por la redención de su pueblo. Donde el sumo sacerdote de la carta a los hebreos se ofrece entre dolores y lágrimas y así se convierte en autor de nuestra salvación. Donde el rey de los judíos que nos presenta el evangelio de San Juan cumple todo lo que estaba escrito.

Este viernes santo, Jesus en su pasión y su muerte también nos deja un símbolo que acompañara a los cristianos para siempre: La Cruz. Esta cruz que a partir de su muerte separara a los que creen de los que no creen, porque para unos es escándalo y locura, y para otros es el poder y la sabiduría de Dios (1 Co 1, 23-24); a su vez, esta cruz, también en un sentido más profundo, tiene la misión de unir a la humanidad, “Jesús tenía que morir no sólo por la nación, sino para reunir a todos los hijos de Dios que estaban dispersos” (Jn11, 51 s.) Esta cruz que Jesus nos propone en su pasión es una cruz tridimensional: Ya que es una cruz filial, una cruz fraterna y una cruz eminentemente pascual.

Es una cruz filial, porque es la respuesta obediente al plan de Dios Padre. La pasión y muerte de Jesus no tiene sentido sino, en esta perspectiva de obediencia al plan de Dios hasta el final.

Es una cruz fraterna, porque es una cruz comunitaria, una cruz que se vuelve perdón, solidaridad con la humanidad y la creación.

Es una cruz pascual, porque toma sentido de paso, de puente. Porque esta cruz lleva a una muerte con resurrección y vida.

Que este viernes Santo, al vivirlo en reflexión y oración, podamos poner en contexto de la pasión y muerte de Jesus, también nuestras propias cruces, la de cada uno de nosotros, para vivir esta triple dimensión de la cruz: obediente, fraterna y pascual, que invitemos a la virgen Maria a que venga con su serenidad y fortaleza de mujer al pie de la cruz para acompañarnos a cumplir nuestra misión y vocación.

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes