Domingo 30 tiempo ordinario - 28 de octubre, 2018

Posted by Equipo MISSIO on Oct 22, 2018, 3:00:11 PM

 PP080217Kenya

El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres 

Reflexiones sobre las lecturas del domingo 30 tiempo ordinario (28 de octubre, 2018): Jer 31,7-9; Salmo 125; Heb 5,1-6; Mc 10,46-52 

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

“Maestro que yo pueda ver.”

A lo mejor vale pena echar mano de la fe para lanzarnos a la búsqueda del maestro y así poder ver y seguir el llamado que el nos hace a vivir la vida en abundancia dando mucho fruto. Las lecturas de hoy nos ayudarán a reflexionar más en estos temas.  

El salmo responsorial (#125) proclama con júbilo que debemos “estar alegres” porque “el Señor ha estado grande con nosotros.” Pues por medio de la primera lectura de Jeremías hemos fortalecido nuestra fe al darnos cuenta de que fuimos salvados personal y comunitariamente por su inmenso amor. "Gritad de alegría por Jacob…El Señor ha salvado a su pueblo” 

La segunda lectura de la carta a los hebreos reafirma que el poder de Dios es mostrado a través de su compasión y misericordia dándonos a Jesus como sacerdote eterno, quien con su vida y su palabra toma nuestra vida y ofreciéndola a Dios, la consagra en nueva alianza con él. Invitándonos a ser sus discípulos y prometiéndonos que el estará con nosotros durante todo el tiempo.     

Finalmente, en la lectura del evangelio, Marcos, un judío que presenta a Jesus como un hombre de acción y sentimientos comprometido con su misión; trata de responder a dos cosas fundamentales para los seguidores de Jesus: ¿Quién es Jesus?  y ¿en qué consiste ser su discípulo?  

En el contexto de la reflexión de este domingo esta lectura nos presenta el pasaje de la curación de Bartimeo, un ciego de Jericó. Quien con una fe basada en el reconocimiento que él hace de quien es Jesus, lo llama consecutivamente “Hijo de David y maestro” pide piedad y frente a la pregunta de Jesus ¿Qué quieres que haga por ti? Responde con fe: “Maestro que yo pueda ver” Jesus percibe su respuesta y con la misma seguridad de Bartimeo, le dice tu fe, te ha curado y así fue.    

Que hoy a ejemplo de Bartimeo podamos reconocer a Jesus como nuestro Maestro, hijo de David, sumo sacerdote que tomo nuestra vida y nos consagro a Dios, llamándonos a la misión de llevar la buena nueva que da alegría y que junto al salmista podamos proclamar: ¡El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres! 

Octubre es el Mes de la Misión.  Sé una voz para la misión con MISSIO.

 
PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes