Domingo 2do de adviento - 9 de diciembre, 2018

Posted by Equipo MISSIO on Dec 5, 2018 10:26:24 PM

 PP021617Mongolia

El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres 

Reflexiones sobre las lecturas del Domingo 2do de adviento (9 de diciembre, 2018): Bar 5,1-9; Salmo 125; Fil 1,4-6.8-11; Lc 3,1-6 

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

Porque Dios guiará a Israel con alegría a la luz de su gloria, con su justicia y su misericordia.”  

Llegamos hoy al segundo domingo de adviento. Tiempo de esperanza y de apertura al cambio. La lectura de Baruc nos propone un cambio de vestido y de nombre, Pablo nos inspira a creer en la comunidad y el evangelio de Lucas nos muestra un camino por donde caminar juntos como discípulos. Dejemos guiar entonces y con alegría y reflexionemos en las lecturas de este día.  

El libro de Baruc, en el antiguo testamento, por medio de un bello poema le comparte consolación a un pueblo que sufre y con fe jubilosa anuncia el tiempo en que se ha de cumplir las promesas mesiánicas. Dios no se olvida de Jerusalén quien ahora debe cambiar su luto y vestir “las galas perpetuas de la Gloria que Dios le da.”  En la segunda lectura Pablo en la carta a los Filipenses, nos presenta un texto que nos muestra sentimientos que nacen de una convivencia intima en la fraternidad de los cristianos. La oración de Pablo por la comunidad se une al espíritu de preparación del adviento.  

En el evangelio de Lucas, Dios, por medio de Juan bautista, nos anuncia la plenitud de los tiempos. La llegada del Mesías. Su palabra llega desde el desierto. Juan es el personaje de transición entre el antiguo y nuevo testamento; Juan también es el último de los profetas, antes de la llegada de Jesus. Juan nos lleva a revisar hoy nuestro discipulado profético como preparación a la llegada de Jesus.  

Profetismo y adviento camino de preparación para encontrar "Paz en la justicia" como lo mencionamos anteriormente, por medio de Juan Baptista podemos revisar nuestra propia misión como discípulos misioneros, profetas de este tiempo. A ejemplo de Juan el discípulo tiene experiencia del pueblo o sea vive encarnado en la realidad. También tiene contacto con Dios con una espiritualidad de conversión y acción. Recordemos en este adviento que nosotros estamos llamados a allanar los caminos del Señor.     

Que este tiempo de adviento nos renueve en espíritu y verdad, que nuestro discipulado misionero y profético nos lleve a anunciar la llegada del Dios y hombre para renovar la tierra. Que este mensaje pueda impulsar, motivar, alentar y dar sentido a todas nuestras acciones individuales y comunitarias.    

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes