Cuarto domingo de cuaresma - 22 de marzo, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Mar 16, 2020 1:06:06 PM

EyeCare

Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz   

Reflexiones sobre las lecturas del cuarto domingo de cuaresma (22 de marzo, 2020): 1 Samuel 16,1b.6-7.10-13a; Salmo 22; Efesios; Juan 9,1-41

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

En el evangelio segun San Juan, Jesus dice "He venido a este mundo para un juicio: Para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven."

“Soy la luz del mundo." Es la afirmación de Jesus en el evangelio de hoy. La presencia de Jesus como luz del mundo, nos recuerda los ritos iniciales de la vigilia de pascua, que estaremos celebrando dentro de poco tiempo. En dicha celebración el sacerdote bendice el fuego al principio de esta, y conforme va caminando hacia el altar exclama tres veces: “Luz de Cristo” y todos los asistentes contestan: “Demos gracias a Dios.” 

En nuestras celebraciones litúrgicas, así como en nuestra religiosidad popular la luz es un elemento central: Está en las velas del altar, en el cirio pascual, en la vela permanentemente encendida junto al sagrario. En las veladoras y velas que encendemos para pedir o dar gracias por alguna situación. Los vitrales en nuestras parroquias translucen los rayos de luz con variados colores, dándole vida a las diferentes vivencias de los personajes en la historia de salvación.  

La luz también está presente en la vida cotidiana. Nos sirve para iluminar días oscuros, nuestras noches y también para dar calor y muchas veces también la luz nos sirve como punto de referencia. En fin, la luz es importante aun cuando nos demos cuenta. Los discípulos misioneros estamos llamados a ser luz también para otros. Permitamos que Jesus nos guie para ayudar a otros a que abran sus ojos y también pueda ver esa luz que lleva esperanza.   

Este cuarto domingo de cuaresma nos invita a meditar en este tema de la luz y en Jesus como nuestra luz en camino de nuestro discipulado. La primera cara de Samuel, la carta a los Efesios y el evangelio de Juan se une hoy para hacernos una invitación a meditar en la luz y al hacerlo meditar en nuestras cegueras:  

¿Tenemos cegueras que no nos dejan crecer y dar mejores frutos? ¿Logramos ver nuestros dones? ¿Aprovechamos nuestros dones? ¿Tenemos realidades que no queremos ver?  

Pidámosles hoy a Jesus que, en esta cuaresma, él sea nuestra luz para iluminar nuestra vida y podamos ver lo que no vemos: “Padre bueno nos ponemos en tu presencia y pedimos tu bendición. Danos tu luz para que ilumine nuestra vida.   

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes