XXIV domingo tiempo ordinario - 13 de septiembre, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Sep 8, 2020 3:48:54 PM

Malawi_primopiano_10421

El Señor es compasivo y misericordioso        

Reflexiones sobre las lecturas del XXIV domingo del tiempo ordinario (13 de septiembre, 2020): Eclesiástico; Salmo 102; Romanos 14,7-9; Mateo 18,21-35

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

Este Perdón en la convivencia comunitaria, debe de ser, según la enseñanza de Jesus, ofrecido siempre.  

Jesus nos invita este domingo a perdonar, pero no solo una vez, ni siete veces, nos invita a perdonar ¡siempre! Y junto a la lectura del eclesiástico y la carta a los Romanos, las cuales no solo reafirman esta enseñanza del perdón, sino que, agregan algunos elementos que podemos llamar “motivadores” en esta reflexión:  

Primero, nos recuerdan la reciprocidad del perdón, No se puede aspirar a ser perdonado, sino se está dispuesto a perdonar. Segundo, nos dice que mantener la mirada fija en las enseñanzas y en la alianza con Dios ayuda a mantener una disponibilidad a perdonar. Pues experimentar el pedir y recibir perdón de parte de Dios. Debe refrescar nuestra memoria y disponer nuestra actitud hacia ofrecer el perdón. Tercero (en la carta a Los romanos) afirma que lo esencial para nosotros es disponer la vida en dirección a Jesus resucitado. Quien nos enseña que amar al prójimo y ser discípulo misionero está íntimamente ligado. Quien vive para el Señor amara, comprenderá, servirá y perdonara al prójimo. 

¿Perdonar siempre? Pero ¿Cómo perdonamos a quienes nos cuesta trabajo perdonar? ¿Qué tienen en común las personas que perdonamos y las que nos cuesta trabajo perdonar?  

Jesus en el evangelio de Mateo, sigue enseñando a su comunidad el tema del perdón, ya que es esencial para los discípulos de Jesús, pues nuestro proceso de conversión personal y el discipulado comienza con un encuentro con Jesus donde a través de los sacramentos fortalecemos nuestra relación con él, le pedimos y recibimos perdón. Este Perdón en la convivencia comunitaria, debe de ser, según la enseñanza de Jesus, ofrecido siempre. 

La parábola que Jesus nos cuenta hoy, resalta esta importancia del perdón cristiano al que todos sus discípulos estamos invitados a seguir. La enseñanza es clara: Nosotros somos deudores de perdón frente a Dios, incapaces de pagarle con nuestras propias fuerzas. El perdón de Dios es gratuito y no tiene límites. La única razón por la que podemos perder su perdón es si nos negamos a perdonar a otros.     

Jesus enséñanos a perdonar; enséñanos a amar como tú. Danos un corazón misericordioso como el tuyo. Que nuestro amor hacia quien nos ofende supere nuestras limitaciones personales, para que siempre seamos capaz de perdonar. Amen            

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes