IV Domingo de cuaresma ~ 27 de marzo, 2022

Posted by Equipo MISSIO on Mar 23, 2022 1:58:49 PM

0322_22VaticanNews_SecondStory_EN

Gusten y vean qué bueno es el Señor

Reflexiones sobre las lecturas del IV Domingo de cuaresma - (27 de marzo 2022): Josué 5, 9a.10-12; Salmo 33; 2 Corintios 5,17-21; Lucas 15,1-3.11-32  

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

Creemos, a veces en un Dios que es Juez y que está pendiente de cuando rompemos las reglas. Otras veces creemos en un Dios castigador, un Dios con mal humor, autoritario, listo a castigar para hacernos pagar por nuestras faltas.

Como cristianos, en nuestra vida por muchas razones, tenemos diversas imágenes de quien es Dios y en base a esta imagen de Dios mantennos una relación de fe y acción, ya sea porque nos lo enseñaron o nos lo mostraron.  Lo cierto es que cargamos con esas imágenes de Dios y establecemos nuestra relación consciente o inconsciente con el mismo Dios, con los demás y el mundo, basados en ellas.  

Creemos, a veces en un Dios que es Juez y que está pendiente de cuando rompemos las reglas. Otras veces creemos en un Dios castigador, un Dios con mal humor, autoritario, listo a castigar para hacernos pagar por nuestras faltas. También creemos en el Dios “tarjeta de crédito” o sea el Dios al que acudimos solo cuando tenemos una necesidad. Un Dios que nos es útil para salir de circunstancias difíciles; pero ¿Cómo es el Dios en el que creemos? ¿Qué nos presento Jesus?  

Es el mismo Jesus en el evangelio de hoy, quien a la vez que responde a los fariseos y escribas con la parábola del hijo prodigo, también nos deja ver el rostro de su padre Dios. La dinámica de relaciones, la opción preferencial de Jesus de sentarse a compartir la mesa y escuchar a los publicanos y pecadores, son solo una perspectiva del rostro de Dios. La parábola del hijo prodigo, la cual, desde este tema, debería llamarse “la parábola del Padre prodigo o misericordioso,” nos deja ver y experimentar mucho más de lo que Dios es en esencia: Amor. Por tanto, la misericordia mostrada en esta historia del Padre prodigo, es la imagen que Jesus quiere darnos de su propio Padre, Dios.  

Es importante saber quién es el Dios en el que creemos, pero también es importante, primeramente, conocer el Dios que Jesus nos presenta, al Dios que Jesus nos revela.  Así nos podemos preguntar: ¿Cuál es el Dios que vive entre nosotros? ¿Será que ambas imágenes son una misma? Que sea la cuaresma, como tiempo de preparación la que nos acerque a Jesus, la que nos ayude a ver la verdadera imagen de Dios, el Dios que nos revela Jesus, que nuestro discipulado sea iluminado y fortalecido por este Dios que es misericordia.  

Que hoy, que experimentamos la enfermedad, la guerra y tantas situaciones difíciles en el mundo, los discípulos de Jesus nos mostremos como hermanos, solidarios y misericordiosos; alegres de participar de la misericordia del Padre y del reencuentro con los hermanos. 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes