XXXII domingo del tiempo ordinario - 10 de noviembre, 2019

Posted by Equipo MISSIO on Nov 4, 2019 12:48:26 PM

cheshire home

Jesus fortalece nuestra fe y vivifica nuestra esperanza

Reflexiones sobre las lecturas del XXXII domingo del tiempo ordinario (10 de noviembre, 2019): Macabeos; Salmo 16; 2 Tesalonicenses 2,16–3,5; Lucas 20,27-38

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

Las lecturas de hoy nos hablan sobre la fidelidad y justicia de Dios y la respuesta del ser humano, así como también nos dan detalles sobre esta respuesta: Resistencia y valentía en la persecución; seguridad en la fe, sentido del porque vivir y morir. Esperanza y transcendencia. Importantes y transcendentales temas en la historia del ser humano. De donde podemos plantearnos las siguientes preguntas:  

¿Hace diferencia vivir pensado que al morir todo termina para siempre o que existe una vida futura? 

¿Qué dudas vienen a nuestra mente al escuchar sobre la resurrección de los muertos?  

Frente a estas preguntas u otras dudas que, como humanos limitados, nos podemos plantear; presentamos cuatro momentos de integración de nuestra vida a la vida de Dios:  

Primero, la vida es sagrada, por esa razón debemos saber que desde que comienza hasta que termina debemos bendecirla, respetarla, cuidarla y gozarla como un don de Dios, que a la vez es la plataforma de llegada a la vida eterna.  

Segundo, Debemos practicar la justicia y la solidaridad con los demás, como preámbulo de la comunión de los santos, solo así nos prepararemos para vivir esta comunión eterna como hijos de Dios. 

Tercero, nuestra resurrección es en Cristo, quien fue el primero en morir y resucitar por nosotros y mostrarnos así el amor que el Padre sigue teniéndonos. 

Cuarto, nuestro discipulado misionero, que es el seguimiento a Jesus conscientes de que él es el camino, la verdad y la vidanos invita a decirle si para llevar su buena nueva a otros y así unirnos a la comunión eterna con Dios      

Integrando estas cuatro etapas nos vamos formado y renovando como nuevos seres para ser instrumentos de ese amor para otros y así ser constructores de un nuevo mundo, un mundo que vibra al ritmo de Dios. para después resucitar y alcanzar la comunión perfecta con Dios para un siempre eterno.     

Salgamos entonces al encuentro del Señor, quien siempre está en nuestra búsqueda. Que él nos inspire y fortalezca a ser una Iglesia en salida, discípulos misioneros que van a las periferias a llevar vida y esperanza. Una vida y esperanza que no termina aquí, sino que trasciende hasta la presencia eterna con, por y en el Amor, que es el mismo Dios. 

 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes