Tercer domingo de cuaresma - 15 de marzo, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Mar 9, 2020 3:49:01 PM

peru-4

Haré de ti un gran pueblo...   

Reflexiones sobre las lecturas del Tercer domingo de cuaresma (15 de marzo, 2020): Éxodo 17,3-7; Salmo 94 Romanos 5,1-2.5-8; Juan 4,5-42 

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

En este evangelio, Jesus relata bellos discursos en los que proclama su identidad... 

Dios es espíritu: Adoradlo en espíritu y en verdad.” La liturgia de la palabra hoy nos presenta el episodio del encuentro entre Jesus y la samaritana: “una mujer samaritana se acercó al pozo” Es importante señalar que nos encontramos en el evangelio de Juan, un evangelio distinto en su estilo y contenido a los otros evangelios, los cuales son llamados sinópticos, precisamente por las semejanzas entre ellos. 

El evangelio de Juan desde el principio presenta a Jesus como la Palabra definitiva de Dios. En este evangelio, Jesus relata bellos discursos en los que proclama su identidad, su misión y su relación con el Padre; a diferencia de los evangelios sinópticos, los cuales encontramos a Jesus compartiendo parábolas y comentarios sobre la buena nueva del reino de Dios. 

En este tercer domingo del tiempo de cuaresma esta mujer samaritana, que no pertenece al pueblo judío y se encuentra con Jesus, puede representarnos a nosotros, la Iglesia: la comunidad de los discípulos de Jesus. Ya que los samaritanos eran tenidos por extranjeros, por lo tanto, excluidos de las promesas de Dios al pueblo Israel. 

Así es como nosotros somos constituidos pueblo de Dios a través de Jesus; oigamos pues, en nosotros sus palabras, reconozcámonos en ella y también demos gracias a Dios por propiciar una historia de salvación que lleva esperanza y derrumba los muros de la exclusividad, integrando idiomas, culturas y países.  

“Dame de beber” fue la solicitud de Jesús a esta mujer, la cual admirada de que un judío le pidiera “algo” a una samaritana, le contesto muy honestamente “¿Como siendo judío, me pides a de beber, que soy samaritana? Pero Jesus, en realidad de lo que tenía sed era de la fe de esa mujer: “Si conocieras el don de Dios y quien es el que te pide de beber, sin duda que tu misma me pedirías a y yo te daría agua viva.”   

Que esta cuaresma, tiempo de preparación, seamos capaces de reencontrarnos con Jesus en el pozo de la fe, donde él se hace encontradizo y nos pide “algo” reconozcamos su presencia, dejemos en sus manos nuestro vaso de barro y permitamos que él nos dé de beber de su agua viva. ¡Ahora es el tiempo propicio, ahora es el tiempo de salvación! 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes