Sagrado Corazón de Jesus - 28 de junio, 2019

Posted by Equipo MISSIO on Jun 24, 2019 11:30:14 AM

 malawiproject

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones

Reflexiones sobre las lecturas de Sagrado Corazón de Jesus (28 de junio, 2019): Ezequiel 34,11-16; Salmo 22; Romanos 5,5b-11; Lucas 15,3-7 

MISSIO ofrece "Predicando Misión," como una ayuda de homilía, que proporciona conexiones a la misión a partir de las lecturas de los domingos, los Días festivos y los Días Santos.

Hoy que nos encontramos celebrando la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesus, la litúrgica de la iglesia se inspira en uno de los símbolos bíblicos de mayor sentido y profundidad: El corazón. El cual en la mentalidad bíblica es la parte más interior de la persona, la base de sus decisiones, pensamientos y proyectos. El corazón también representa lo inexplorable de la persona humana, su ser más íntimo y personal.

La primera lectura nos presenta un texto del libro del profeta Ezequiel, quien comienza a presentarnos también otra imagen que se asocia al corazón de Jesus: El pastor y sus ovejas: “Yo mismo apacentaré mis ovejas vendaré a que están heridas; curaré a las enfermas”

San Pablo en la segunda lectura, nos trae su propia enseñanza en el texto de la carta a los Romanos al predicarnos que “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.” Confirmando, de esta manera, que la gran prueba de ese amor que Dios nos tiene está en que Jesucristo, quien se entregó a la muerte por nosotros, por nuestros pecados: “más la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros.”

Lucas en el texto de hoy nos presenta a Jesus, quien, por medio de una parábola, nos deja frente a la acción misericordiosa de Dios, quien “no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva” Por medio de esta parábola, Jesús nos deja ver lo más íntimo y decisivo de su corazón: ¡El amor y la gratuidad en favor de nosotros, los seres humanos! 

Jesus nos comparte hoy y nos dejan claro la alegría que Dios siente cuando un pecador se convierte. El no solo nos declara el amor que Dios nos tiene, sino que nos afirma el gozo que Dios siente al salir a buscarnos. De esta manera nos hace saber, que es iniciativa de Dios amarnos, buscarnos y salvarnos.

De seguro Jesus retoma la figura del “pastor” esta parábola del antiguo testamento. Imagen que es tan usada para hablar del cuidado que tiene Dios por su pueblo. Es así como al integrar esta imagen del pastor junto con el corazón de Jesus, surge la imagen profunda del buen pastor. Guardemos pues ambas imágenes: El corazón de Jesus y la del buen Pastor para que nos guíen en nuestro discipulado misionero y así, poder proclamar junto al salmista: “! ¡El señor es mi pastor, nada me falta!”  

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes