Solemnidad de la anunciación del Señor - 25 de marzo, 2019

Posted by Equipo MISSIO on Mar 18, 2019 1:26:25 PM

 MarySantaFe

"Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad"  

Reflexiones sobre las lecturas de la Solemnidad de la anunciación del Señor (25 de marzo, 2019): Is 7,10-14; 8,10; Salmo 39; Heb 10,4-10; Lc 1,26-38 

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

“He contado tu fidelidad y tu salvación, Señor tú lo sabes.” 

La anunciación del Señor es La fiesta litúrgica que nos recuerda de que Dios es un Dios que cumple su palabra. Ya Dios a través de los profetas en el antiguo testamento había dicho repetidas veces a su pueblo, que él sería un Dios cercano y único. Hoy en el profeta Isaías, encontramos un buen ejemplo, la llegada del “Dios con nosotros” es la máxima señal que Dios nos dará de su presencia y fidelidad al plan por el mismo planteado. Un plan que poco a poco se va revelando en la historia de salvación.   

Llegado el tiempo Dios se dirige a una joven mujer del pueblo, desconocida para la sociedad y las instituciones, con ella comenzara una nueva historia, un nuevo testamento.  Maria recibe el anuncio del ángel, quien la visita en nombre de Dios y con ella, también recibe esta buena nueva toda la humanidad. Dios rompe con las reglas de ese momento y elige comunicarse con una mujer, en Maria nuevamente, Dios muestra su opción por los pobres y marginados para hacerse presente en el mundo, para llevar la buena nueva a todos, pero de una manera especial a este grupo lo llama para que sean instrumento de esperanza y justicia, no solo para ellos sino a través de ellos como discípulos para llevar esta buena nueva a otros.  

Maria, frente a la presencia del ángel y su propuesta de parte de Dios dijo: ¡Si! "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Así Maria nos muestra que escucha y se fía de Dios y esa confianza la hace contestar libre y obediente frente a unas palabras que le propone una situación que apenas puede entender, pues, “¿Como será madre, si no conoce varón?” de esta manera. Por eso Maria se convertirá en la mujer del SI: Símbolo de fe y acción. 

Maria se convierte en La Madre de Dios y en el prototipo de una nueva mujer, una nueva humanidad que, basada en la intervención de Dios, en su Amor por nosotros, retoma en su vida sus palabras y las vuelve acción, hechos de vida. Jesus “el Dios con nosotros” no nos pide solo palabra, sino que espera hechos, San Pablo nos dice que en Dios nos movemos, vivimos y somos. 

La fiesta de la Anunciación nos da la oportunidad, en esta cuaresma, de reflexionar sobre esta realidad: ¿Cómo estamos asumiendo y haciendo realidad el plan de Dios? 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes