Segundo domingo tiempo ordinario - 19 de enero, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Jan 13, 2020 12:48:19 PM

SriLankaCropped

La gracia y la paz de Dios sean con ustedes 

Reflexiones sobre las lecturas del segundo domingo tiempo ordinario (19 de enero, 2020): Isaís 49,3.5-6; Salmo 39; 1 Corintios 1,1-3; Juan 1,29-34

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

"Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Llegamos hoy al segundo domingo del tiempo ordinario. Vamos dejando atrás las luces y fiesta de la navidad, también vamos entrando en la realidad de nuestras actividades personales, familiares de trabajo y escuela. Con nuestra rutina y cotidianidad llega el momento de también de realizar nuestras promesas y deseos de fin de año.

Las lecturas de la liturgia de la palabra de este domingo son también un recordatorio a todos nosotros, como discípulos misioneros, a asumir el Reino de Dios con libertad y sinceridad. Es una invitación a mantener la esperanza y nuestra fe, para que estas sean ellas, el fundamento para cada uno de nosotros como nuevos hombres y mujeres. Una nueva sociedad y creación.

En este contexto la lectura del Antiguo Testamento nos llega del libro de Isaías y forma parte del segundo Cantico del Siervo (Is. 49,1 – 50,7) dicho cantico es realizado por el pueblo de Israel, el cual se encuentra desterrado en Babilonia, desde donde mantiene viva su fe y su esperanza como pueblo servidor de Dios a pesar de estar lejos de su tierra. Un pueblo que mantiene su confianza en que Yahveh traerá la salvación no solo para el propio Israel sino para todo el mundo. Este cantico muestra una evolución en la comprensión de la salvación, ya que el profeta anuncia una salvación universal y no solo para Israel. 

Pablo inicia su primera carta a los Corintios, saludando, reconociendo y confirmando la universalidad del Reino de Dios, expresado en su saludo: “a los consagrados por Cristo Jesús, a los santos que él llamó y a todos los demás que en cualquier lugar invocan el nombre de Jesucristo”

El evangelio de Juan nos presenta también, por medio de la vida y misión de Jesus, la universalidad de la salvación de Dios. Jesus es el cordero de Dios, reconocido por Juan el bautista, sigue la voluntad del padre y se entrega para salvar de la muerte a toda la humanidad.

Que el mensaje que este domingo nos deja la liturgia de la palabra sea un impulso para retomar nuestras promesas hechas al entrar en el nuevo año y llevarlas a buen término. Que renovemos y mantengamos nuestra fe y nuestra esperanza como discípulos misioneros y vivíamos nuestras vidas fundadas en el amor, la justicia y la comunión entre nosotros y la creación.       

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes