San Ignacio de Loyola - 31 de julio, 2019

Posted by Equipo MISSIO on Jul 30, 2019, 2:28:55 PM

PopePick4-22-15copiedphotoEmdebirTeffFarm

Vende todo lo que tiene y compra el campo  

Reflexiones sobre las lecturas de San Ignacio de Loyola (31 de julio, 2019): Éxodo 34,29-35; Salmo 98; Mt 13,44-46

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

Hoy recordamos y celebramos a San Ignacio de Loyola, fundador de la compañía de Jesus, comunidad religiosa conocida como los Jesuitas. Ignacio nació en Loyola en el país vasco, España en 1491 y murió en Roma, Italia en el año 1556. Se dedico a la carrera militar siguiendo una tradición familiar. Sin embargo, en 1521 después de dedicar tiempo a la lectura de muchos libros espirituales, durante su recuperación al ser gravemente herido en la defensa de pamplona frente a los franceses, decidió consagrarse por completo a la religión. 

San Juan Pablo II señalaba que “Ignacio supo obedecer cuando, en pleno restablecimiento de sus heridas, la voz de Dios resonó con fuerza en su corazón. Fue sensible a la inspiración del Espíritu Santo.”

Una de las más grandes obras que nos heredó son sus ejercicios espirituales.  El Papa Pío XI indicó en una oportunidad que el método ignaciano de oración es una “guía por el camino de la propia abnegación y del dominio de los malos hábitos a las más altas cumbres de la contemplación y el amor divino.”

Hoy vale la pena recordar el lema que identifica a la compañía de Jesus: “Iesus Hominum Salvator,” y a la vez, parte, de la reflexión que el Papa Francisco, primer pontífice de esta comunidad, nos dejó en el año 2013 al celebrar la fiesta de su fundador. El recordó a sus hermanos que dicho lema los llama a tener siempre al centro a Cristo y a la Iglesia.  A quienes deben servir.

San Ignacio fue beatificado en el año 1609 por el papa Pablo V y canonizado por el papa Gregorio XV en el año 1622. Él es el patrón de los ejercicios espirituales, de los retiros y de los soldados.

Unámonos hoy a San Ignacio y a la compañía de Jesus para poner a Cristo siempre al centro de nuestra vida como discípulos misioneros. Que poniéndole a él en el centro podamos ser una Iglesia en salida, una Iglesia que sirve y llega a las periferias existenciales donde más se necesite, para llevar la buena nueva que da esperanza. Terminemos hoy nuestra reflexión, dando gracias por San Ignacio, por la compañía de Jesus y proclamemos juntos: “Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como que si todo dependiera de ti.”     

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes