Inmaculado corazón de Maria - 20 de junio, 2020

Posted by Equipo MISSIO on Jun 16, 2020 5:45:44 PM

corazon_maria

Dulce corazón de Maria, sed la salvación mía       

Reflexiones sobre las lecturas del Inmaculado corazón de Maria (20 de junio, 2020):Dt 7,611; Is 61,9-11; Interleccional 1Sm 2,1.4-8; Lc 2,41-51

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

Unamos hoy para consagrar con confianza nuestra vida, nuestra familia y nuestro mundo...    

Totus tuus ego sum, et omnia mea tua sunt. Accipio te in mea omnia. Praebe mihi cor tuum, Maria” que en español significa: “Todo tuyo soy, y todo lo mío es tuyo. En todo lo mío te recibo. Dame tu corazón, María.” es la oración de consagración al sagrado corazón de Maria, que fue base para el lema del pontificado de Papa San Juan Pablo II: “Totus tuus” (todo es tuyo) 

La devoción al inmaculado corazón de Maria ha sido una práctica muy extendida en nuestra Iglesia. Ya en el siglo III era mencionada por San Gregorio, padre de la Iglesia, así también en el siglo IV San Agustín de Hipona, padre y doctor de la Iglesia, contribuyo a la reflexión sobre la persona de Maria, como Madre de Jesus en la historia de salvación. El Sacerdote francés San Juan Eudes fue uno de los grandes difusores de la devoción tanto, al corazón de Jesus como, al inmaculado corazón de Maria.  

Esta devoción al inmaculado corazón de Maria, ha traído consigo la práctica de consagrarnos a su presencia, dado que en ella podemos encontrar sus maternales cuidados y protección. Así como también los sentimientos y actitudes ejemplares para el discipulado de Jesus y la voluntad férrea de ser parte de la misión encomendada por el Padre y fortalecida por Espíritu Santo.  

La consagración al corazón inmaculado de Maria es, como afirmo San Luis de Montfort, el medio más seguro, fácil, corto y perfecto para llegar hasta Jesucristo”ya con ella, no solo nos ponemos bajo la protección de Maria, sino le pedimos que nos acompañe con su “si” a encontrar nuestra propia vocación y así, junto a ella, poder a tomar una actitud protagónica frente al plan de Dios en el mundo.  

Unamos hoy para consagrar con confianza nuestra vida, nuestra familia y nuestro mundo a la presencia de la bienaventurada virgen Maria, bajo el título de su inmaculado corazón. Dejemos alcanzar por su dulcísima mirada y recibamos la deliciosa caricia de su sonrisa.  

Que ella reciba hoy nuestra oración, bendiga y refuerce todo deseo de bien y de salud. Reavive y alimente nuestra fe, sostenga e ilumine nuestra esperanza, anime nuestra caridad y nos guie por el camino hacia la santidad. Que Junto a San Juan Pablo II podamos proclamar: ¡Todo es tuyo!  (Totus tuus 

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes