Domingo 33 tiempo ordinario - 18 de noviembre, 2018

Posted by Equipo MISSIO on Nov 12, 2018 1:39:01 PM

 Missio_BuildFenceLatrinesMadagascar

Ese es el tiempo en que se salvará tu pueblo   

Reflexiones sobre las lecturas del domingo 33 tiempo ordinario (18 de noviembre, 2018): Dn 12,1-3; Salmo 15; Heb 10,11-14.18Mc 13,24-32

MISSIO ofrece "Misión en la Escritura" para alimentar un corazón misionero, proporcionando reflexiones sobre los temas misioneros en las lecturas de los domingos, fiestas y días festivos.

“Hoy es el tiempo propicio” el texto del evangelio de Marcos que nos presenta la liturgia de este domingo 33 del tiempo ordinario, coloca a Jesus dando varias enseñanzas que ayudan a la comunidad a mantener la esperanza, especialmente frente a la persecución que sufre y a su creencia de que pronto llegara el final de los tiempos.  

El pasaje utiliza un lenguaje apocalíptico, el cual es un género literario o manera de escribir para pasar un mensaje: “Dios está en control y su Reino está presente” en este caso del evangelio, Jesus anuncia esta acción definitiva de Dios al final de los tiempos: Es el anuncio de un mundo nuevo y nueva creación, propuesta hecha por Jesus a través de su vida, pasión muerte y resurrección. Este es un mensaje claro y consolador “hoy es el momento propicio” para aquellos que lo han escuchado y han tomado la opción de decir “si”  

Este mensaje de Jesus que, ofrece esperanza, alegría y hace una invitación a dar un paso al frente, pues para los cristianos, aun los tiempos difíciles tiene un sentido de enseñanza y transformación: Muerte y resurrección es una realidad vital de los cristianos. 

El papa Francisco, nos invita a retomar este mensaje y a convertirnos en evangelizadores con espíritu: ¡Este mensaje de Jesus que nos llena de esperanza, nos da seguridad, nos impulsa, motiva y alienta, debe ser llevado a otros de manera alegre, generosa, audaz, llena de amor hasta el fin y de vida contagiosa!  (EG #261) Ser un discípulo de Jesus en “este tiempo propicio” es reconocerse parte de ese pueblo de Dios, la misión es una pasión por Jesus, pero al mismo tiempo es una pasión por su pueblo. Descubrir nuestra vocación particular es solamente posible cuando encontramos nuestra ser inserto en la comunidad con los demás. Como discípulos Jesus nos toma de en medio del pueblo y nos da la misión en medio de el mismo. Así entonces nuestra identidad como discípulos solo pueden ser entendida con relación a este pueblo.  

Unámonos, entonces hoy al salmo 15 y proclamemos junto al salmista: “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti” reconociendo que solo hay un Dios: Señor del todo. Que él está con nosotros hasta el final de los tiempos, esto debe ser nuestra fuente de Fe, Esperanza y Amor de nuestro discipulado misionero.     

PP082417Fiji.jpg

Escritura en Acción

Comparta alegría y esperanza con niños y familias a medio mundo de distancia.

APRENDE MÁS


Strive to live global solidarity. (2)-1.jpg

Suscribirse a este Blog

Publicaciones Recientes